Proyecto de ampliación en el Museo Reina Sofía | Diaz Cubero

Proyecto de ampliación en el Museo Reina Sofía | Diaz Cubero

Comienzan en el Museo Reina Sofía los primeros trabajos para abordar la reestructuración y acondicionamiento de una de las cuatro alas del edificio Sabatini, concretamente la denominada AO, que, desde hace casi treinta años, ha estado dedicada a almacenes. 

Aquellos espacios recobraran su finalidad y se verán reconvertidos en espaciosas salas preparadas para acoger al público y a las obras más recientes de la Colección, dedicándose un apartado especial a la Arquitectura. Gracias a la actuación se incrementará aproximadamente un 25% el número de obras que podrán ser contempladas por el público a principios del 2021.

La intervención mejorará la circulación de los visitantes

La reordenación de espacios que ahora se acomete, responde a una actualización y adecuación a los nuevos tiempos, en los que el peso de la Colección va a cobrar mayor fuerza y en la que el Museo se va a adaptar a escenarios distintos y responder a las demandas y necesidades del público.

La intervención va a regular la circulación de los visitantes, haciéndola sencilla y racional. Además se va a mejorar de manera notable la difícil conexión entre los edificios Sabatini, de finales del siglo XVIII, y Nouvel, de principios del siglo XXI, al crear un nuevo acceso directo entre un edificio y otro, quedando con ello garantizada la accesibilidad a estas salas sin necesidades de medios mecánicos.

Tras la finalización de las obras, el Museo tendrá 21 nuevas salas dedicadas a la Colección permanente y sumará 2.000 metros cuadrados construidos nuevos para zonas públicas con bienes culturales.

Un proyecto comprometido con el medio ambiente

En el proyecto se han puesto en valor elementos como: La mínima intervención arquitectónica, el respeto absoluto a la memoria de los espacios del edificio Sabatini, o la armonización del gasto energético con el respeto al medio ambiente… éstas son algunas de las premisas que van a estar presentes en el acondicionamiento, siempre con el fin último de implementar la sostenibilidad.

Entre las medidas adoptadas se encuentra la mejora del aislamiento térmico existente en los paramentos verticales, bajo los principios de la arquitectura bioclimática. Además, se van a instalar sistemas de climatización con grandes rendimientos. 

Estas medidas van a reducir notablemente el consumo energético de las nuevas salas. Con ello se consolida el compromiso del Museo que también ha reducido drásticamente el consumo de plásticos e implantado medidas para reducir un 30% su consumo de agua.

El proyecto tiene un coste global de 1.758.864 euros (impuestos incluidos).