Diaz Cubero finaliza las obras en los filtros del aeropuerto de Sevilla

diaz cubero, díaz cubero, diaz cubero sa, aeropuerto de sevilla

Diaz Cubero finaliza las obras en los filtros del aeropuerto de Sevilla

A mediados del 2018 Diaz Cubero fue adjudicataria de las obras de reforma y ampliación de los filtros de seguridad del aeropuerto de Sevilla. La semana pasada la constructora finalizó las obras, con una inversión que finalmente ha superado los 2,1 millones de euros.

Las nuevas necesidades en el aeropuerto de Sevilla

La ampliación de los filtros es una de las medidas dentro del plan de Aena para la mejora del aeropuerto. En los últimos años la actividad del aeropuerto de San Pablo se ha desarrollado de forma frenética; este último mes de enero ha sido el mejor de su historia, sumando un 22,9% de pasajeros más en comparación con la misma fecha de 2018.

La necesidad de contar con más espacio para los usuarios ya se hizo vigente con otra de las obras de Diaz Cubero; la ampliación de la sala VIP del aeropuerto de Sevilla. Con esta obra en los filtros, se ha añadido a la superficie existente 400 metros cuadrados más, sumando en total 1.200 metros cuadrados.

Las mejoras en los filtros

Además de la superficie, la obra de Diaz Cubero ha supuesto la suma de tres líneas más de inspección; además de un filtro auxiliar para horas punta de actividad. También se han instalado nuevas máquinas de rayos X y nuevos arcos detectores. Por otro lado, se ha aumentado el número de lectores automáticos de tarjetas de embarque y se ha creado un “fast lane” para usuarios que quieran hacer uso del acceso prioritario. En cuanto al mobiliario, se ha renovado y se ha ampliado para dar cabida a una mayor cantidad de pasajeros.

Todas las mejoras van destinadas a un mismo objetivo; conseguir que el paso por los filtros de seguridad sea más fluido. Además se han renovado todos los acabados para adaptarse a los nuevos requerimientos de Aena.

En números, con la mejora de los filtros ejecutada por Diaz Cubero se podrá inspeccionar hasta 2.100 pasajeros a la hora. Anteriormente se podían inspeccionar en torno a 1.650 por hora.